En el marco de la Estrategia Europea de Economía Circular, la Unión Europea ha marcado el objetivo de que en el año 2030 el 100% de los envases europeos sean reciclados. También se ha comprometido a reciclar y reutilizar el 50% de los envases en 2025 y un 55% en 2030. Esto supone un reto para el sector del packaging que aún se encuentra lejos de alcanzarlo.

Los cambios tienen que surgir a nivel regulatorio para avanzar en el proceso. El reto es repensar y rediseñar de una forma totalmente disruptiva, un modelo en el que los flujos de salida sean mínimos, y que primen la reutilización y el reciclado. Se necesitan opciones de reciclado que salgan a cuenta económicamente.

El reto para el sector del packaging, más allá de los objetivos y directrices europeas, también estará vinculado a las necesidades de los consumidores, que cada vez se muestran más comprometidos con la sostenibilidad a la hora de realizar sus compras.

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.